3 diferencias entre tarjetas de crédito y de débito

Las compras son una actividad diaria de las personas; portar dinero en efectivo, además de ser peligroso, puede significar un foco de bacterias y virus. Un experto presenta las diferencias entre las tarjetas de crédito y de las tarjetas de débito, y por qué hay que tener una en la billetera.

Por fuera tienen varias cosas en común: ambas son de plástico, llevan impreso diversos números, tienen una fecha de vencimiento y se las utiliza para pagar. Sin embargo, tienen recursos de fuentes diferentes y pueden servir para varios fines. Se trata de las tarjetas de crédito y de débito.

En Bolivia, según datos de la ASFI, hasta diciembre de 2020 se tiene en registro más de 5,2 millones de tarjetas de débito activas y al menos 251.000 tarjetas de crédito que movilizaron más de 6.287 millones de operaciones, por un valor estimado de 9.211 millones de bolivianos; ya sea a través de los cajeros automáticos como los Puntos de Ventas (POS).  (Ver aquí).

Edgardo Cuéllar, Gerente de Marketing del Banco Ganadero, comentó tres diferencias entre la tarjeta de débito y de crédito y sugirió tener al menos una para evitar el contacto con dinero en efectivo, omitir las largas filas en una entidad física y beneficiarse, muchas veces, de descuentos, promociones y sistemas de puntos.

Un experto presenta las diferencias entre las tarjetas de crédito y de las tarjetas de débito
Se parecen mucho, pero tienen importantes diferencias.

Diferencias entre tarjetas de crédito y tarjetas de débito

1. En la forma de pago y el origen del dinero:

La tarjeta de débito, por un lado, es un instrumento electrónico asociado a una caja de ahorro o cuenta corriente. Solo permiten utilizar ese dinero acorde al límite de los fondos disponibles en la cuenta. La tarjeta de crédito, en cambio, es un instrumento financiero que permite tener acceso a una línea de crédito producto de un préstamo bancario. Con esta tarjeta se puede pagar incluso si no hay fondos en la cuenta, contrayendo el titular una deuda con el banco.

2. En las posibilidades de financiar que se tiene:

Con la tarjeta de débito, el titular puede hacer una compra en cualquier lugar donde acepten pagos con tarjetas POS. Así también puede acceder a un cajero automático del país y retirar dinero para pagar al contado un bien o servicio, además de consultar saldos y realizar transferencias interbancarias. Con la tarjeta de crédito también puedes realizar compras a través del POS y retirar dinero de los cajeros de Bolivia como de otros países, ya sea para reservas de hoteles, pago de entradas, viajes y más. El dinero disponible dependerá del límite del crédito otorgado según la tarjeta que elijas.

3. Con los intereses, impuestos y comisiones:

Usando una tarjeta de débito puedes realizar una compra, en muchos casos, sin ningún interés, pero si de un impuesto en caso de tener previamente uno de seguridad para la transacción. Así también, puede demandar el pago de una comisión por las transferencias interbancarias. Con la tarjeta de crédito, la entidad cobra unos intereses al titular, al retirar dinero o al fraccionar los pagos. Incluye también cobros por seguros, mantenimiento y retiro de efectivo.

Acerca del Banco Ganadero

Como Banca Múltiple, atiende a los más diversos sectores: agricultores; ganaderos; comerciantes, industriales, constructores, exportadores; grandes, medianos y pequeños empresarios; artesanos y asalariados. Su cartera de clientes hace que sus servicios lleguen a todo el país con productos especializados para cada sector. El crecimiento de Banco Ganadero se sustenta en tres pilares: Calidad, Tecnología y Gestión de Talentos, brindando siempre una óptima atención a sus clientes.


Te puede interesar

Incidencia del tipo de cambio fijo en el mercado bursátil boliviano

Desde Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *