QR Simple cumple 3 años, y así ha revolucionado al sistema de pagos en Bolivia


“Pásame tu QR, dame tu QR” son las frases habituales que se emiten en el territorio boliviano, entre quienes hacen sus transacciones digitales de pagos y cobros mediante este sistema que facilita las transacciones electrónicas.

Originalmente llamado Simple, y creado por la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) en 2019, este sistema es llamado comúnmente QR y se encuentra en todas las aplicaciones (app) bancarias para celulares. El QR ha provocado un enorme salto digital en la forma en la que los bolivianos realizan sus compras, pagos de servicios y el e-commerce.

Según explica Mauricio Arze, secretario ejecutivo de Asoban Cochabamba, este sistema, en su momento, fue único en Latinoamérica y, además de permitir el pago y cobro de productos y servicios, permite las operaciones entre los bancos, siendo este último punto el que ha revolucionado al sistema de pagos bolivianos.

La revolución del QR Simple

El “Cu Ere”, o QR, es esencialmente Respuesta Rápida” (Quick Response). Es la mejora del código de barras y puede almacenar información más compleja así como desplegarla de manera veloz.

Funciona como un método ágil de transferencia electrónica entre cuentas digitales de cuentas bancarias o billeteras móviles bolivianas.

Notoriamente desde su inclusión a 2021 y en 2022 se ha posicionando como el sistema de pago favorito de respuesta rápida, pues facilita las transacciones entre comercios, tiendas virtuales, personas y bancos en Bolivia.

El uso del sistema QR Simple ha tenido un crecimiento sobresaliente.
El uso del sistema QR Simple ha tenido un crecimiento sobresaliente

Los bancos tuvieron mucho que ver con el éxito del QR, y cada uno de ellos motivó a sus clientes a, en primer lugar bajar la app a su teléfono celular y luego a usar el QR Simple.

Y los resultados han sido simples e inmediatos:

Inclusión financiera

Desde el 2019 cuando se creó Simple QR, a la fecha, un mayor número de comercios y empresas adopta los servicios digitales. Asoban informa que se ha llegado a más de 40 mil puntos de venta digitales (POS, por sus siglas en inglés).

La inclusión financiera digital tiene que ver también con cajeros automáticos. En Bolivia sumaron 3.553 cajeros automáticos a septiembre de 2021.

En cuanto al número de tarjetas de débito, en Bolivia hay 5.692.188; billeteras móviles 1.632.208 y tarjetas de crédito: 244.266.

El 97% de la población boliviana accede a algún tipo de servicio digital de la banca, es decir 11.274.556 de habitantes.

El uso de los servicios digitales se aceleró en la pandemia, lo cual queda patenta en el comportamiento de las transacciones electrónicas que llegaron a 66.098.631.

OETF’s

Las Ordenes Electrónicas de Transferencia de Fondos (OETF) son instrumentos electrónicos de pago que, mediante un sistema informático y redes de comunicación, permiten al titular realizar órdenes de pago asociadas a las cuentas relacionadas por el instrumento.

Los pagos se realizan en una sola institución financiera o en varias instituciones, a  través de los sistemas basados en computadora, a fin de agilizar las transacciones financieras, disminuir los riesgos y costos asociados al manejo de dinero en efectivo y promover la integración electrónica del sistema de intermediación financiera.

Las transacciones electrónicas también crecieron mucho hasta 2021, tanto en volumen como en número.

Y el dato sobresaliente es la cantidad de órdenes electrónicas de pago que fueron 4 en 2006 y en 2021 llegaron a casi 50 mil.

Arze remarca que “el acceso a transferencias intra bancarias, interbancarias, compras por internet, consulta de saldos, pagos de servicios, entre otros, incrementa el número de cuentas, mitigando los riesgos sanitarios y del manejo de efectivo. La migración del pago de servicios por medios digitales se realiza bajo estándares de calidadpara brindar la mejor experiencia al cliente, brindando protección al consumidor financiero, educación financiera e innovación”.

A futuro, para estimular el crecimiento económico y la educación financiera, la innovación de la banca deberá contar con: soportes robóticos, acceso a la nube, Big data, Block chain y Open banking.

Los beneficios de la digitalización sin la necesidad de la intermediación de terceros es una de las mejores opciones para la población económicamente activa del país.

¿Qué hace falta para un mayor uso y por ende mayor inclusión financiera?

  • Incentivos a la innovación y la utilización de medios de pago
  • Eliminar asimetrías en la normativa
  • Mayor formalidad
  • Acceso ilimitado a internet
  • Confianza del usuario
  • Facilitación, difusión y conocimiento

Te puede interesar: Escalatec S.A., industria del Capital de Riesgo, impulsa desarrollo de startups en Bolivia. Invierte hasta $us 250 mil

Desde Facebook
Anuncio Alicorp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.