Sistemas de transporte y calidad de vida

Por: Enrique Ayo y Elliot Rocabado

El experto Enrique Ayo y el investigador Elliot Rocabado plantean varias interrogantes respecto a los sistemas de transporte. Ellos dan varias vueltas, como taxi buscando pasajero, para responder a una pregunta esencial:

¿Cuál será el sistema de transporte adecuado en un mundo donde los seres humanos se encuentran ocupados con actividades cotidianas sean familiares, laborales, o esparcimiento? teniendo en cuenta a ciudades con densidad poblacional elevada, bajo espacio territorial, y una tecnología en evolución exponencial.

Entonces, Ayo y Rocabado responden: un sistema de transporte involucra varias áreas, así que tomemos en cuenta alguna de ellas, por ejemplo se necesita:

  • Conocer el mercado, es decir, llevar adelante un estudio de demanda donde podamos identificar varios criterios, como el origen y destino de las personas que se trasladan.
  • Cuántas personas (usuarios) se desplazan de un punto A a un punto B.
  • Cuántas vías de conexión hay entre ambos puntos.
  • Cuál es la hora en la que existe mayor afluencia de personas que se trasladan del punto A al punto B,
  • ¿Cuál la razón por la qué se trasladan estas personas (estudio, trabajo, esparcimiento)?,
  • ¿Cuánto tiempo se quedan en los puntos de destino?,  
  • ¿Con qué frecuencia se trasladan las personas entre ambos puntos?
  • ¿Son las mismas personas que se trasladan del punto A al punto B todos los días?

Entonces, armar un sistema de transporte tiene su complejidad y no es tan fácil el contentar a los diferentes grupos poblacionales, sean estos amas de casa, trabajadores independientes, estudiantes,  empleados asalariados, comerciantes, entre otros; debido a que los sistemas de transporte permiten que esta dinámica económica-social cree un intercambio constante de bienes, servicios, e incluso de emociones en una sociedad de constante evolución.

Pero veamos técnicamente qué significa la demanda en transporte.

Demanda de sistemas de transporte

Antes de implementar un sistema de transporte, se debe indagar y generar la mejor certeza posible sobre su efectividad, por lo tanto,  se tiene que conocer los tipos y cantidad de viajes que se realizan en la ciudad o área de impacto que cubrirá el medio de transporte, así hay que considerar ciertos factores que permitan captar esta información de manera óptima.

Para eso utilizar el modelo de cuatro etapas se considera bastante adecuado desde la ingeniería de transporte, que consta de:

  1. Generación y atracción de viajes.
  2. Distribución de viajes.
  3. Partición Modal.
  4. Asignación de viajes.
Análisis de sistemas de transporte en cuatro etapas que demuestra su posible factibilidad.
Fuente: COURSERA “Análisis de Sistemas de Transporte” de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Etapas de transporte

Etapa 1 “Generación de Viajes, consta de conocer la cantidad de viajes que se originan en las diferentes zonas de una ciudad y cuantos viajes llegan a esas mismas zonas, obviamente esto se conoce al verificar la calidad del terreno, el costo de metros cuadrados, los tipos de construcción y las características socioeconómicas de la población, estos criterios permiten determinar los focos de atracción de viajes.

Etapa 2 “Distribución,  en la cual se revisan los niveles de servicios de transporte, lo que significa calcular la cantidad de viajes que vinculan las diversas zonas de la ciudad, esta actividad ayuda en conocer la cantidad de viajes que se crean entre cada origen y cada destino.

Etapa 3 “Partición Modal se verifica las características modales de los viajes, es decir, mediante que modalidad de transporte se realizará el viaje, en otras palabras saber que transporte utilizará el usuario, si es que utilizará un transporte público sea este un bus o taxi o preferirá utilizar un trasporte privado como un vehículo particular.

Etapa 4 “Asignación, en esta se busca establecer por cuales rutas realizarán los viajes las personas en las diversas modalidades de transporte, es decir, que si preferirán utilizar un bus por la ruta “1” o por la ruta “2” y el porqué de esta decisión. Al final se cuenta con un mapa de los viajes de los usuarios, las rutas de transporte, los orígenes y destinos mas solicitados, entre otros. Entonces fusionando estos parámetros se puede determinar la demanda de los viajes a las distintas zonas de la ciudad, cuantos viajes se registran por zonas y modalidades de transporte, además de conocer las rutas que permiten a los usuarios llegar a sus destinos en cada uno de sus viajes.

Introducción del sistema

Es importante tomar en cuenta que cuando se intenta calcular el efecto de un nuevo sistema de transporte, que se pretende adicionar en una red de transporte público actual, se debe verificar a qué zonas de la ciudad se intentará llegar con esta  nueva modalidad ( rutas nuevas), cuántos viajes se realizan entre esas zonas, qué viajes pueden ser cubiertos por el nuevo transporte, qué arcos o caminos va a recorrer, la frecuencia y tarifa que va a utilizar para saber qué porcentaje de la demanda se pretende absorber del sistemas de transporte actual.

Entonces, iniciar la planificación de un sistema de transporte en una ciudad debe considerar cómo funciona la misma en el comportamiento de su población, es decir, como se mueve la misma,  esto se logra mediante un modelo de transporte que muestre los orígenes y destinos de los viajes de su gente, considerando las tendencias, las zonas, entre otros.

El modelo de transporte arroja las líneas de deseo de traslado de la sociedad. Es decir esta información es vital ya que permite indagar sobre el posible porcentaje de captación del transporte, por otro lado conviene conocer para identificar qué tipo de población tiende a desplazarse a lugares que atraen el interés, como ser centros de comercio o entidades públicas.

Fuente: Análisis de viajes mediante software de Macro Simulación de PTV Visum

Es importante considerar que la tarifa es un aspecto muy relevante cuando hablamos de un sistema de transporte, ya que condiciona la predisposición del uso por parte de los usuarios, obviamente ésta debe responder a lo establecido en la ley de transportes, la cual debería tener viabilidad social y económica, siendo que la tarifa es el medio principal de ingreso del operador del sistema de transporte y debería ser capaz de cubrir mínimamente los costos de operación y mantenimiento, sin dejar de lado un porcentaje de ganancia.

Esta dinámica la tiene cualquier modalidad de transporte y se alimenta de acuerdo a su oferta y demanda. Bajo esta premisa la demanda y la oferta que producen los diversos medios de transporte no solo afectan en los viajes de los usuarios, si no que modifican otros aspectos de la sociedad, ya sea de manera económica, social o ambiental, se deben considerar parámetros de medición y control de los mismos, a fin de que los stakeholders sepan como se desenvuelve el sistema con las externalidades (positivas o negativas) que este genera.

Indicadores

Algunos indicadores a ser considerados serían:

  • Indicadores de Tiempos de Viajes.
  • Indicadores de Impacto Ambiental.
  • Indicadores de Congestión.
  • Indicadores de Mejora Vial.

Surgen entonces varias preguntas:

¿Qué tenemos que saber nosotros como sociedad civil respecto a lo que es el transporte? es decir, ¿Cómo nos beneficia/ perjudica la existencia de un sistema de transporte adicional en una ciudad?.
 
¿El sistema de transporte que se está implementando cubre las necesidades de la población en relación a sus viajes?.
 
¿Cuál es el sistema de transporte óptimo para mi sociedad? ¿Está preparada (educada) la población para un nuevo sistema de transporte?
 
¿El sistema de transporte propuesto es amigable con el medio ambiente?, ¿genera empleo directo?, empleo indirecto?, ¿fortalecer la seguridad ciudadana?, ¿Contribuye la recaudación de impositiva?, en suma, ¿mejora la calidad de vida de mi población?

Responden los expertos:

Las ciudades en Latinoamérica en los últimos tiempos han invertido mucho en el desarrollo urbano y más que nada en los sistemas de transporte, ya que estos contribuyen a mejorar la actividad económica, es por eso que se incrementaron proyectos de implementación en sistemas como metros, tranvías, BRTs (Bus Rapid Transit) y Teleféricos en las principales ciudades del continente.

Es vital que se planifique la implementación de nuevos sistemas de transporte de manera que pueda responder a necesidades de la población, además de tomar en consideración las características (topográficas) únicas que tiene cada ciudad a fin de determinar el tipo de transporte más adecuado para su implementación y desarrollo.

Un aspecto muy importante se relaciona con datos socioeconómicos de la ciudad, ya que el planteamiento del nuevo sistema de transporte también debe apuntar a solucionar problemas como la falta de accesibilidad al transporte, ser una opción de transporte óptima en relación al promedio de gasto de las familias,  mejorar la calidad de vida mediante una reducción en los tiempos de viaje y que a la vez sea amigable con el medio ambiente.

Una vez que se implementa el sistema de transporte, para verificar su funcionalidad/pertinencia lo más recomendable es realizar una evaluación de impacto, esto con la finalidad de medir el impacto que tiene el sistema de transporte en la sociedad en su conjunto, es decir, que tipo de valor público este genera.

Para realizar una evaluación de impacto lo más recomendable es elaborar una captura de información (Línea Base) antes o durante la implementación del sistema de transporte, y realizar otro levantamiento de datos posterior a la implementación, de esta manera poder comprobar como mejoro el sistema de transporte en la vida de las familias que lo utilizan. Bajo este criterio se lleva a cabo un análisis de indicadores de medición, el cual debe responder a preguntas para saber el impacto del sistema de transporte, como por ejemplo:

  • La población tiene mejor accesibilidad a servicios de transporte.
  • Cual el impacto en el gasto del transporte.
  • Mejora en los tiempos de viajes.
  • Recaudación Impositiva.
  • Mejora el acceso a Educación.
  • Mejora el acceso a Salud.
  • Generación de Empleo Directo.
  • Generación de Empleo Indirecto.
  • Reducción en la contaminación acústica.
  • Reducción en la contaminación atmosférica.
  • Mejora en la Seguridad Ciudadana.

En resumen, indican ambos expertos para definir a un sistema de transporte, es necesario preguntarse ¿Cómo mejora éste la calidad de vida de la gente?

La respuesta a la pregunta disipará las dudas respecto a las líneas que se tracen, el sistema que se defina y otros objetivos más específicos como la cantidad de paradas, y peaje entre otros.


Enrique Ayo es economista, experto en en Gestión del Desarrollo y Políticas Publicas.

Elliot Rocabado es investigador junior en el área de planificación y desarrollo.

Desde Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *