Las vacunas contra el Covid-19, ¿al alcance de todos?

Hace un año, en 2020, sólo se vislumbraban problemas, hoy también se vislumbran soluciones.  Sin embargo falta saber si las vacunas contra el Covid-19 están al alcance de todos.

Si bien desde hace un año uno de los datos que más captan la atención en los medios de comunicación son los relativos al número de contagiados con Covid-19, en 2021 las cifras de vacunados también comparten protagonismo.

Por otra parte, las recientes declaraciones del presidente norteamericano Joe Biden han traído a la palestra un tema necesario y controvertido: la liberalización de las patentes de las vacunas contra el Covid-19, este apoyo repentino – aunque bien es cierto que estaba dentro de sus promesas electorales – ha ocasionado que incluso la Unión Europea que hasta hace pocos días se manifestaba en contra, de un giro de 180º y se muestre abierta a valorar la opción.

En contrapartida, ante este anuncio, la cotización de las empresas farmacéuticas ha bajado considerablemente en bolsa por lo cual se presentan claramente en contra.

Cifras de vértigo

Analicemos el precio de una de las vacunas contra el Covid-19 compradas en la Unión Europea:  de acuerdo a datos del periódico la Vanguardia, las primeras 100 millones de dosis de la vacuna Pfizer costaron 13,5 € por dosis (previo descuento, el precio inicial fue de 17,5€) a partir de ahí las siguientes costaron en torno a los 15.5€.  

Eso hace un total de 2.900.000.000€ (y sólo hablamos de 200 millones de dosis, y de una farmacéutica), a día de hoy en Europa se utilizan además la Vacuna de Moderna, la de Aztra Zeneca y Janssen. Sin contar que Alemania posiblemente llegue a un acuerdo unilateral para obtener la vacuna rusa Sputnik.

Hasta la llegada del Covid-19, para las empresas farmacéuticas las vacunas representaban el 3% de sus ingresos, y el mercado de vacunas movía aproximadamente 33.000 millones de euros. Creo que no es necesario realizar más comparaciones, no obstante, aún hay un “tupido velo” que cubre los precios que se están pagando por vacuna y éste seguramente no esté claro hasta los próximos años.

Sin duda el mercado de las vacunas es un negocio, pero ciertamente es un negocio necesario, la inversión realizada el 2020 ha permitido sacar vacunas en tiempo récord, (aún cuando hay cierta desconfianza lógica sobre los efectos secundarios), y su necesidad se hace evidente cuando vemos lo que está sucediendo en India, o sin ir más lejos en Brasil. Por otra parte, las pérdidas que ha generado la enfermedad han supuesto sólo en la zona Euro que el PIB haya caído un 6,8%  el 2020 (datos FMI), vale decir billones de euros.

Las vacunas contra el Covid-19, ¿están al alcance de todos?

A favor de la liberación de patentes se puede decir….

La liberalización de patentes permitiría ampliar la producción de vacunas contra el Covid-19, al hacerlo, éstas podrían llegar a todos los rincones del mundo (Según la OMS, Organización Mundial de la Salud en enero de 2021, 10 países concentraban el 95% de las vacunas producidas).

Y es que hay una cosa que se debe tener clara, éste no es un “acto caritativo”, es una garantía de seguridad para todo el planeta. Como bien sabemos el virus muta y si cualquier país, o varios,  se convierte en un productor de nuevas cepas (las cuales normalmente serán más peligrosas) las posibilidades de erradicar la pandemia estarán tan lejos como la línea del horizonte: que se aleja no importa cuánto uno se acerque.  

Convertir a los países en vías de desarrollo en reservorios del virus es un riesgo para el mundo entero, así que más que primar un enfoque paternalista o si es mucho pedir, solidario (motivo que dio lugar a la iniciativa COVAX que ha permitido que cientos de países en vías de desarrollo reciban vacunas), que prime por lo menos un enfoque práctico.

Con pies de plomo respecto a las vacunas contra el Covid-19

Quizá más allá de la resistencia de las propias farmacéuticas lo cual garantiza una larga “confrontación”, también deberán valorarse otros factores:

  • Materia prima, producir a gran escala requiere materia prima a gran escala, por ende, el riesgo de desabastecimiento es posible o, mejor dicho, puede que no haga posible esta producción.
  • Infraestructura y tecnología adecuada que garantice una producción de vacunas de acuerdo con los estándares de calidad y seguridad necesarios ¿se cuenta con ella en todos los rincones del mundo?
  • Dudas de la efectividad de la vacuna; tengamos en cuenta que a día hoy grandes compañías de conocida trayectoria están produciendo vacunas y pese a ello se cuestionan aspectos como su efectivad. ¿Cómo se podrán garantizar procesos seguros a nivel mundial que garanticen una producción con resultados fiables?

Quizá haya que explorar aún muchas vías intermedias, el experto en vacunas, doctor en Biología y catedrático de Microbiología, además de profesor de la Universidad de Navarra, Ignacio López Goñi indica que se ha conseguido que haya más de 200 candidatos de vacunas y más de 70 ya en fases clínicas gracias a la colaboración público-privada.

En este sentido queda tender puentes, negociar y conciliar con prisa y sin pausa:  160 personas de Covid-19 se contagian por minuto – datos de la OMS – no hay mucho tiempo que perder.


De la misma autora:

Enfrentando al virus en centros residenciales españoles

Desde Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *