5 formas de no cumplir tus sueños


Hay muchas formas de cumplir tus sueños. Para iniciar ese camino hacia el cumplimiento del sueño, la tarea más importante y quizás crítica, a mi entender, es determinar cuál es ese sueño. Clarificar, en términos de meta o visión, cuál es ese sueño, es el primer y más importante paso de todos.

La manera más efectiva de conseguir el resultado que deseamos es definir de antemano cuál es ese resultado. El siguiente paso es identificar cuáles son las piedras en el camino, en formato de creencias, que pueden aparecer para bloquear o entorpecer nuestro trabajo hacia el destino deseado.

Si buscamos bibliografía acerca de cómo conseguir nuestros sueños, vamos a encontrar infinidad de fuentes. Estas guías pueden ser tan simples o complejas como lo desees. 

Cómo conseguir tus sueños en siete, catorce o diecisiete pasos. Muchas opciones, todas ellas muy interesantes. En algunos casos se trata de cómo integramos algunos pasos en uno solo; en otros, como discriminamos y/o separamos uno de esos pasos –aparentemente complejo– en pasos más pequeños.

Hay muchas formas de cumplir tus sueños y casi todas comienzan por definir cuál es ese sueño en forma de visión o meta.

Esa determinación de la meta se plantea en términos positivos, no en términos de lo que deseo evitar. Esa definición de la meta se plantea, además, en una proposición de lo que ya he logrado en el futuro.

Un ejemplo de meta es: “(en el futuro) fui (o soy) ingeniero civil”. Si planteas la meta en función de lo que deseas evitar, podrías manifestar: “no deseo estudiar una carrera universitaria que incluya matemáticas, química o física”.

Muchas personas se enfocan en lo que tienen que hacer, en lo que quieren evitar, o en las demandas de los demás. De esa forma, no definen qué es lo que desean. No determinan su sueño ni proyectan una meta. Esta es una forma muy efectiva de no cumplir tus sueños y/o de formar parte de los planes de los demás.

Si cambiamos nuestro enfoque con una simple pregunta, todo a nuestro alrededor puede modificarse. El cambio de pregunta modifica todo. Modifiquemos la pregunta ¿qué tengo que hacer?, por la pregunta: ¿Cuál es el resultado que deseo (o que he obtenido en el futuro)?  

De esa forma, comenzamos con un fin en mente y trabajamos hacia atrás.

Así como es importante determinar la visión en términos de resultados obtenidos, y así como también podemos seguir pautas acerca de cómo cumplir nuestros sueños, podemos también escuchar a aquellos que tienen una propuesta diferente.

Hay muchas formas de cumplir tus sueños y casi todas comienzan por definir cuál es ese sueño en forma de visión o meta.
Hay muchas formas de cumplir tus sueños y casi todas comienzan por definir cuál es ese sueño en forma de visión o meta.

¿Cuál es esa propuesta para cumplir tus sueños?

Identifica cuáles son las piedras que debemos eliminar en el camino. Identificar cuáles pueden ser las creencias que, más allá de nuestra voluntad consciente, no nos permitan cumplir nuestros sueños. Identificar cuáles pueden ser las creencias que pueden matar nuestros sueños.

En una charla TED del año 2014, Bel Pesce nos cuenta que –después de haber analizado durante dos años la forma como las personas actúan y trabajan para cumplir sus sueños– ha analizado, además, cinco formas muy efectivas para no cumplir tus sueños.

Estas formas efectivas para matar tus sueños vienen en formato de creencia.

Ser conscientes de estas creencias nos permite identificar las piedras que encontraremos en el camino. Eliminar estas barreras es difícil, pero saber que están allí y que aparecerán en algún momento del proceso, nos permite prepararnos para que no nos sorprendan y bloqueen nuestra iniciativa.

Estas creencias, o piedras en el camino, son fuertes porque aparecen en forma repentina, de una manera casi imperceptible. Son fuertes, porque determinan decisiones que, en muchos casos, definen la finalización de un proceso de trabajo. Son tan poderosas, que terminan matando nuestros sueños. Estas son las cinco formas de no cumplir tus sueños.

¿Cuáles son esas 5 creencias que matan a tus sueños?

1.- Creer en el éxito repentino

Si bien puede haber algún caso, y lo planteo porque alguien puede indicar que sí existe el éxito repentino, el éxito nunca se logra de la noche a la mañana. Aunque para nosotros pudo haber sido así, para aquel que logra el éxito esperado se trata del resultado de un proceso que pudo haber demorado años. 

2.- Creer que otra persona tiene las respuestas para uno

Todo el mundo opina acerca de lo que tenemos que hacer. Sin embargo, nosotros somos quienes tenemos la respuesta a qué hacer, en relación con el resultado que queremos obtener. De allí la importancia de definir la meta. Otros pueden opinar y seguramente estaremos agradecidos por su interés en nuestro proyecto, pero solo nosotros podemos tomar esas decisiones. Otras personas pueden tener respuestas, pero las respuestas a nuestro proyecto están en nosotros.  

3.- Creer que, si el crecimiento está garantizado, es tiempo de relajarse

Una vez lograda una meta, planteamos la siguiente. Haber conseguido un resultado puede hacer un poco más simple conseguir otro, pero eso nunca está garantizado. El éxito garantizado es solo una creencia, no un hecho. Dejar de atender lo que debemos atender solo genera desenfoque en aquellos que siguen la línea que hemos iniciado y recorrido. Recuerda la existencia de la entropía: todo tenderá al desorden si no aplicamos energía orientada al mantenimiento del orden. 

4.- Creer que la culpa es siempre de otro

Todos tenemos la tendencia de culpar a otros cuando las cosas no van bien. Es normal, es humano. Entender que nosotros somos parte del sistema –tomando decisiones– que también genera resultados inesperados y negativos, nos convierte en proactivos. La verdadera proactividad no trata de resolver problemas antes de que aparezcan, sino de entender cómo nosotros formamos parte del sistema que genera esos problemas que terminamos padeciendo.

5.- Creer que lo único importante es la meta

Si bien la meta es importante y define una dirección de trabajo, debemos disfrutar del camino hacia ella. Lo importante es la vida y nuestro propósito en ella. Nuestro propósito se resume en la pregunta: ¿por qué hacemos lo que hacemos? Y la respuesta a esa pregunta, para que tenga sentido, debe orientarse hacia algo externo.

Entonces, así como es importante enfocar en la meta y direccionar nuestra energía hacia ella, es también importante identificar de antemano las barreras –o cuellos de botella– en el camino, para trabajar en su eliminación (o administración).

Visualicemos el ejemplo de conducir un automóvil, donde es tan importante la capacidad de acelerar como la potencia de frenado.

Identifiquemos la existencia de piedras en el camino para evitar romper el automóvil cuando aceleremos hacia ese destino deseado y así es posible que puedas cumplir tus sueños.


Te puede interesar: EL PRINCIPIO DE LA PALANCA

Desde Facebook
Anuncio Alicorp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.